El destino se presenta en la vida de cada persona de maneras inimaginables, poniendo en medio de la vida la presencia de extraños que no tardan mucho en convertirse en buenos amigos.

Ese sentimiento de amistad conduce a experimentar nuevas instancias de la vida donde siempre habrán oportunidades para descubrir aún mejor el mundo, en parte, gracias a que una amistad tiene características únicas que aporta nuevas formas de entender la realidad.

Por eso mismo, el único requisito que debe existir a la hora de establecer una buena amistad es aprender de las experiencias. No es necesario etiquetar una amistad dentro de una misma raza, dentro de un mismo género o dentro de una misma especie, lo importante es el aprendizaje.

En el video de arriba podrás conocer la encantadora historia de una pequeña ardilla que por azares del destino llegó a compartir la vida con un hombre, quien además de salvarle la vida, le ayudó a construir una nueva a su lado, y sin perder los privilegios de pasar tiempo en la naturaleza.

Videos Destacados

Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds