Los científicos y los intelectuales no creen en las maldiciones, ¿verdad?

¿Tampoco si se encuentran en medio de la selva tropical, explorando las ruinas de una legendaria ciudad? ¿Ni siquiera si esta ciudad es un mítico asentamiento cuyos ciudadanos huyeron porque los “dioses” los habían maldecido con enfermedades agonizantes?

Por supuesto que no.

Pero, tal y como descubrieron un famoso novelista y un grupo de exploradores y arqueólogos en 2015, cuando se lanzaron a las profusas selvas tropicales de Honduras y Nicaragua, en busca de la legendaria Ciudad Perdida del Dios Mono, a veces, las maldiciones pueden parecer bastante reales.

Por ejemplo, la expedición luchó contra serpientes venenosas y se arrastró a través de la densa y enmarañada vegetación para encontrar la ciudad.

Eso era previsible.

Lo que jamás estuvo en sus planes fue contraer una enfermedad terriblemente mortal.

La  ciudad del dios Mono, también llamada Ciudad Blanca, era uno de los lugares inexplorados de la Tierra.

Hasta que el intrépido autor de numerosos best sellers, Douglas Preston, y el explorador Steve Elkins – financiado por el documentalista Bill Benenson – utilizaron tecnología de punta para localizar la legendaria ciudad.

El hallazgo se produjo en la impenetrable selva hondureña de La Mosquita, donde descubrieron lo que en su día fue una pirámide de tierra y otros restos y objetos pertenecientes a una misteriosa cultura precolombina.

Si bien el equipo expedicionario logró su cometido, después de abandonar la selva tropical, se percató de que la mitad del grupo se encontraba enfermo.

Habían contraído la leishmaniasis, un espantoso parásito difundido por moscas de arena que causa un peligroso desorden en el cuerpo humano.

“El parásito migra a las membranas mucosas de tu boca y tu nariz, y básicamente las come”, explicó Preston.

“Tu nariz se cae, tus labios se caen y al final tu cara se convierte en una llaga gigantesca y abierta”.

Los efectos secundarios de algunos medicamentos utilizados para tratar el horrendo parásito pueden incluir vómitos, calambres y efectos neurológicos.

El tratamiento puede llegar a ser efectivo pero es muy doloroso.

La cuestión es que el equipo ya no volverá a la selva en busca de las cuantiosas reliquias que oculta.

“Es demasiado peligroso -le dijo Preston a CBS.

Sin embargo, podemos leer la emocionante novela basada en hechos reales (o ver la película, si esperamos un poco) del aterrador y vengativo dios Mono.

Videos Destacados

Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds