En una zona oscura de río Mekong, cercana a la frontera entre Tailandia y Laos, se produce cada mes de octubre un fenómeno sorprendente y hasta el momento, inexplicable:

Se trata del llamado fenómeno de las bolas de fuego de Naga.

Los orbes luminosos parecen surgir del río y se elevan desde 30 hasta 150 metros sobre las aguas, como esplendorosos fantasmas.

Son generalmente pequeñas esferas del tamaño de un huevo, aunque las hay incluso del tamaño de una pelota de baloncesto.

Se han observado desde unas decenas a miles de ellas.

Su color es rosa rojizo y no desprenden ningún tipo de olor ni de humo.

La luminosidad las bolas de fuego aumenta mientras se elevan y pueden durar entre 5 y 10 segundos, después de los cuales se apagan, tan misteriosamente como se encendieron.

El fenómeno, que coincide con la cuaresma budista en octubre, se presta para muchas interpretaciones.

Según las creencias populares,  las misteriosas bolas proceden del aliento de Naga, una serpiente mítica que reside en el río.

Sin embargo, una explicación más racional es que las bolas de fuego son en realidad focos de metano que burbujean desde el río.

Aunque lo cierto es que los científicos aún no tienen explicación para este fenómeno.

La mala noticia es que de acuerdo con la comunidad científica, a raíz del cambio climático, el número de las bolas de fuego de Naga se reduce gradualmente año a año.

De manera que tendremos que disfrutar de esta maravilla de la naturaleza mientras dure.

Por eso, dejamos esta fotografía y este  fascinante vídeo a tu disposición.

Videos Destacados

Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds