Hoy les presentamos una investigación científica muy inquietante:

Dos geofísicos publicaron recientemente un documento en el que afirman poder predecir parcialmente cuándo ocurrirán los próximos terremotos a gran escala.

Rebecca Bendick y Roger Bilham recolectaron datos de terremotos que abarcan más de un siglo y descubrieron un patrón interesante cuando se trata de los terremotos más poderosos:

Parecen golpear en grupos sincronizados cada 32 años, cinco años después de una des-aceleración cíclica de la rotación del planeta.

A pesar de que la caída rotacional dura menos de un segundo y los investigadores afirman que no necesariamente puede haber una conexión directa, de todos modos, el comportamiento de terremotos de mayor magnitud a nivel mundial en estas condiciones parece demasiada coincidencia.

“Con lo que comenzamos fue con la idea de que tal vez los terremotos son más como neuronas o baterías, en el sentido de que tienen una cierta cantidad de tiempo requerida que los carga y les da un potencial de falla, y después de ese intervalo de carga, pueden fallar en cualquier momento”, alecciona Bendick.

Lo más alarmante es que la investigación muestra que la Tierra ya ha tenido su última rotación desacelerándose en los últimos años.

Esto significa que lamentablemente no tendremos que esperar demasiado para comprobar si la predicción de Bendick y Bilham se cumple.

Entre el 2019 y el 2020, se debería  anunciar, de acuerdo con esta investigación,  un aumento en la magnitud 7.0 o más de los terremotos que se producirían en todo el mundo.

Sin embargo, el geofísico, Ken Hudnut, aduce que es imposible predecir la hora y la fecha de un terremoto.

A lo que Bendick responde, con demasiada seguridad, que para fines del próximo año, y ciertamente para el 2020, tendremos una sólida prueba de sus hallazgos.

Esperemos que se equivoque.

Videos Destacados

Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds