Todos sabemos que la vida muchas veces no es lo suficientemente larga como para vivir todo lo que nos gustaría, pero muchas veces, más allá de eso, no somos capaces de valorar lo que tenemos o lo que vemos; desperdiciamos el tiempo en cosas que no lo merecen, no porque sean irrelevantes, sino porque nuestro corazón no está en ellas.

Mario de Andrade, nos deja un hermoso poema (Mi alma tiene prisa –Golosinas), que nos muestra una hermosa apreciación de la vida, que si logramos inspirarnos en ella, podemos sin duda darle mucho más valor a cada segundo a este regalo que llamamos vida.

El hermoso poema hace una dulce analogía de la vida como si estuvieras comiendo golosinas, esas golosinas que te hacen la vida más dulce pero que te pondrán a reflexionar sobre muchas cosas, como el valor de la vida y los años que nos quedan para disfrutarla intensamente.

Mira en el video de la parte superior, el hermoso poema que te dejará con ansias de saborearte la vida a cada instante…

Empieza así…

…”Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir, de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora.

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces; los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente…

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido”…

Mira el poema completo en el video de la parte superior. ¡Te encantará!

Videos Destacados

Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds