En el Mont de Gez en los Pirineos, se encontraban un padre y sus 2 hijos recorriendo los mil metros del sendero.

Estaban cerca de llegar al final de su caminata. Cuando lo lograron, el hijo de 10 años los retó a una carrera de vuelta al carro.

Cuando su hermana y su padre lograron llegar al carro, creían que el pequeño iba a estar esperándolos.

Sin embargo, no lo vieron ahí esperándolos, así que comenzaron a buscarlo por todas partes pero no pudieron encontrarlo.

Luego de 2 horas de búsqueda infructuosa, tuvieron que pedir ayuda al grupo de búsqueda y rescate.

Al poco tiempo, llego un cuerpo de 25 personas, que estuvieron buscando alrededor de 7 horas. Pero no lograron encontrarlo.

Al grupo se había unido un rescatista y su perro, un labrador negro llamado Hoock.

Cuando le dieron para oler una prenda de vestir del pequeño, él recorrió los sitios donde había estado el niño con sus familiares.

Todo parecía perdido. Sin embargo, Hoock no se daba por vencido. Él seguía buscando hasta el cansancio.

De repente, percibió un olor, en un sitio que ya había sido revisado por un grupo de rescatistas.

Él sin dudarlo dos veces se dirigió a ese lugar. Y su descubrimiento le llenó a todos el corazón de esperanza.

Mira en el video de la parte superior, esta bonita historia de perseverancia y tenacidad.

Por algo dicen que los perros son el mejores amigos del hombre. Y Hoock, al final del día, se llevó todos los aplausos.

Videos Destacados

Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds