Al parecer los milagros no tienen precio; sin embargo, hay momentos en los que las personas están dispuestas a pagar lo que sea necesario para que un milagro llegue a sus vidas.

Un milagro viene de la naturaleza divina que se encuentra más allá del entendimiento humano y se otorga a quien está dispuesto a someterse a la voluntad celestial, la voluntad que solo pide de las personas un corazón bondadoso.

Este tipo de milagro genuino se expone en la historia que tenemos el día de hoy. Se trata de un pequeño que al enterarse de la enfermedad de su hermana hizo todo lo que estaba a su alcance para curarla.

Al escuchar de su padre que solo un milagro podría salvarla se dispuso, secretamente, a sacar una pequeña alcancía en la que había ahorrado dinero por algún tiempo.

Después de sacar todo el dinero que se encontraba en su interior se dirigió a la farmacia y cuando se encontró con el farmaceuta le pidió un milagro.

Este, al no entender lo que el niño estaba pidiendo, escuchó del pequeño esta aclaración: “mi hermana está muy enferma y mi papá dijo que solo un milagro puede curarla ahora”, “entonces, quiero hacer un milagro para ella. ¿Cuánto cuesta un milagro?

El inocente niño solo llevaba un dólar y doce centavos que el farmaceuta rechazó; no obstante, un hombre que se encontraba en aquel lugar escuchó las palabras del pequeño.

Te invitamos a descubrir, en el vídeo de la parte superior, qué pasó con el pequeño y el misterioso hombre que estaba en la farmacia escuchando su triste caso.

Videos Destacados

Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds