Martins Rubenis es un medallista Olímpico originario de Latvia, Letonia que comenzó a practicar el luge a la edad de los 9 años.

Fue a partir del año de 1990 cuando la habilidad del deportista comenzó a hacer una significativa escalada en el ámbito de las competencias internacionales llegando a ganar el primer lugar en el Campeonato Mundial Juvenil, dos medallas de plata en 2003 y un bronce individual en la Competencia Mundial de Campeonatos en 2004.

En total tuvo participación en cinco Juegos Olímpicos de Invierno, y para cuando participó en el tercero, en Torino 2006, se quedó con el bronce en el evento individual masculino, otorgando a su país Letonia la primera medalla en los Juegos Olímpicos de Invierno, tal hazaña lo llevó a ser nombrado personalidad deportiva del año en Letonia.

En en 2014 Rubenis se quedó con el bronce en los juegos olímpicos de Sochi, Rusia, como parte de la prueba de relevos por equipo. Tal honor llevó a que Letonia emitiera un sello conmemorativo del deportista y sus compañeros de equipo.

Para cuando terminaron los juegos Olímpicos de invierno en 2014, Rubenis anunció su retiro deportivo oficial, y ahora hace parte del Comité Olímpico Letón.

Pese a que la vida de un deportista está llena de honores, también pasa  por una inminente etapa de desgaste corporal.

“Yo tenía veintitantos años, pero me sentía como si tuviera 45, porque me dolía la espalda, me dolían los músculos y no podía hacer lo mejor que podía en los deportes, como lo había estado haciendo” expresó Rubenis.

Ya que Rubenis desde chico veía las películas de Bruce Lee y tenía un particular interés por la cultura china, pensó en buscar los beneficios de las prácticas tradicionales de meditación, y en ese mismo sentido, encontró en 2005 la disciplina espiritual Falun Dafa (también conocida como Falun Gong), la cual señaló como su verdadero destino en la vida; desde entonces comenzó a hacer la práctica la cual al día de hoy continúa.

“Después de la primera vez que probé los ejercicios, sentí mucha energía pasando a través de mí, abriéndome la espalda, se estaba agrietando y cambiando de verdad. Estaba sudando como en un entrenamiento duro, pero sabía que había algo grande que acababa de pasar y no sabía lo que era, pero sentía que todo estaba bien. En aproximadamente un mes y medio, todo el dolor que tenía en la espalda y mi cuerpo desapareció… Esto ocurrió sólo cuando empecé a estudiar Falun Dafa. Empecé a entender el significado de cómo el cuerpo, el alma y la mente están conectados. Cuando la mente cambia, entonces el cuerpo sigue” señaló Rubenis.

El medallista olímpico recordó que cuando era guiado por su entrenador, este le inculcaba que debía ser tan agudo como un “tiburón”, por lo cual era muy egoísta en ese entonces.

Él acostumbraba a asegurarse de construir sus propios trineos que le ayudaran a ganar las competiciones, y los que quedaban mejor diseñados los escondía de la vista de los demás. No obstante, una vez que comenzó a hacer la práctica las cosas cambiaron.

“Siento que lo primero que empecé a darme cuenta y entender es que tengo que volverme más desinteresado, menos egoísta, en los términos que… tienes que renunciar a algo para tener algo.”

Después de que empecé a practicar, comprendí el principio de que necesito compartir más”, dijo. Así que en vez de esconder sus diseños, comenzó a compartirlos con otros.

“Cuando comparto con otros, entonces el nuevo conocimiento debe venir y nuevas ideas deben venir. Eso es lo que sentí y realmente pasó” expresó.

Rubeins también compartió que estudiando los principios de Falun Dafa, el aprendió a mirar primero dentro de sí mismo a la hora de encarar las dificultades.

“Antes de practicar, vi todas las cosas que no me gustan en la vida como problemas. Pero ahora, creo que son oportunidades. Si hago algo malo o me siento mal, puedo mirar dentro y luego encontrar el lugar para mejorarme. Estoy más agradecido por lo que me pasa, aunque no sean muy agradables” señaló.

Concluidos los juegos olímpicos de invierno en 2014, se retiró y decidió continuar como Coach del equipo nacional letón, además de servir como ingeniero encargado de construir los trineos del equipo.

Aunque cuando abandonó su rol como deportista sintió un latente deseo de volver a competir, poco a poco mediante el estudio de los principios de Falun Dafa de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, comprendió cuál era su deber.

“De atleta a entrenador, me doy cuenta de que me estoy volviendo más modesto y desinteresado, porque no se trata sólo de mí mismo, sino de los demás, y de cómo ayudar a otros a alcanzar sus metas. Aunque estoy entre bastidores, mi responsabilidad es más importante que cuando era atleta “.

Martins también es un activista de los derechos humanos quien pide a China que detenga la injusta persecución contra los practicantes de Falun Dafa.

Falun Dafa es una disciplina espiritual de auto cultivación perteneciente a la escuela Buda que se basa en tres principios universales; Verdad, Benevolencia y Tolerancia (Zhen Shan Ren). La práctica se realiza al aire libre, no requiere afiliaciones y es completamente gratuita; para más información puede visitar la página falundafa.org .

Videos Destacados

Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds