Sin lugar a dudas Nueva Zelanda nunca deja de sorprendernos. Debajo de las verdes colinas de Waitomo, yace un laberinto de cuevas iluminadas por la naturaleza que se encuentra llena de ríos subterráneos, y la forma más fácil de conocerlas es a través de un tour a pie o en bote. 

Estas cuevas se originaron por la presión que ejercieron las corrientes subterráneas sobre la piedra caliza durante miles de años.

En muchas de ellas, desde el cielo y el suelo, se asoman impresionantes estalactitas y estalagmitas formadas por el goteo del agua acumulado durante siglos. Al mismo tiempo, las paredes de estas cuevas están decoradas con luciérnagas nativas que la iluminan el camino.

Seguramente hay mucho para conocer y disfrutar en este hermoso país, tanto bajo tierra como sobre ella, pero obviamente esta sería la mejor manera de comenzar a hacerlo.

Videos Destacados

Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds
Ad will display in 10 seconds