Hay un dicho popular que suele circular y que, parafraseando con las escrituras bíblicas, expresa “dime qué comes y te diré quién eres”…

Lo cierto de esta afirmación es que lleva implícito el hecho de que todo lo que consumimos genera un efecto en nosotros.

En este sentido, hay alimentos cuyas propiedades potencian estados y colaboran en el equilibrio que necesita el organismo.

Tal es el caso de la cúrcuma, el tomate cocido, el vino tinto, el café y el té verde, los arándanos y frambuesas, y el chocolate amargo

De todas formas, no hay mejor nutriente que un pensamiento positivo.

Así que si ya estás pensando en cómo sanar, aprender y en crecer realmente, ahí un gran indicio de que hay mejoría.

¡Vamos entonces! La esperanza es lo último que se pierde.

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

Videos Destacados

Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds
Ad will display in 09 seconds